top of page

#LIDERADEJANDOHUELLA.

VALORES: Los cimientos para un liderazgo eficiente y duradero.





Del latín VALERE y que en su significado original quiere decir “ser fuerte”.


By Sergi Grimau








Después de más de 350 intervenciones como facilitador, formador y speaker en el ámbito de la gestión del cambio y el liderazgo, en distintos tipos de organizaciones, con gran diversidad de colectivos, hay pocas cosas que puedan ser comunes en todas, pero hay una que coincide siempre:

“Los líderes más eficientes y mejor valorados, son considerados buenas personas por sus equipos.”

En comparación con aquellos que lo ejercen desde la autoridad o apoyados por las teorías académicas de cualquiera de los muchos modelos de liderazgo que organizan y nombran en un orden u otro, las mismas competencias, con distintos nombres y ordenadas de distinta manera.


 

En el dinámico y complejo entorno empresarial actual, el éxito del liderazgo va más allá de simples métricas de efectividad; se trata de inspirar, guiar y conectar con los valores que sustentan nuestras acciones y las mismas vienen dictadas por los valores de la persona, el grupo o la organización.


El liderazgo basado en valores se diferencia de otros modelos debido a sus tres factores esenciales: efectividad, moral y tiempo. No se trata solo de alcanzar objetivos, sino de hacerlo de manera ética y sostenible a lo largo del tiempo. Es entender las necesidades variadas de los colaboradores, motivarlos hacia metas que antes parecían inalcanzables y poner los valores en el centro de todas nuestras acciones y decisiones.


En las organizaciones horizontales de hoy, donde la transparencia y la información son clave, el liderazgo por valores se convierte en una obligación.


"Los talentos ganan partidos, pero el trabajo en equipo y la inteligencia ganan campeonatos". Michael Jordan

Al igual que en una jugada magistral de baloncesto, donde cada jugador entiende su papel y actúa en armonía con el equipo, el liderazgo basado en valores alinea a todos hacia un objetivo común, optimizando la colaboración y potenciando el rendimiento.


Encontrar personas competentes es crucial, pero más aún encontrar personas que compartan nuestros valores y objetivos.


Un conjunto vibrante de valores no solo establece la cultura organizacional, sino que también facilita la acción independiente y efectiva. Es el mapa que guía nuestro camino hacia el éxito, definiendo no solo ganancias, sino también el impacto positivo y sostenible que podemos tener en nuestra comunidad y en el mundo.


Tomemos el ejemplo inspirador de Jack Welch (Expresidente y CEO de General Electric), quien comprendió la importancia de inculcar valores profundos en todos los niveles de su empresa. Antes de definir estos valores, aseguró un consenso sobre cuáles deberían ser cultivados entre sus empleados. Este enfoque no solo fortaleció la identidad de la empresa, sino que también alineó a todos hacia un mismo objetivo, generando cohesión y un propósito compartido.






Como líderes, no solo debemos hablar de valores, sino vivirlos en cada acción y decisión. Comportamientos coherentes con nuestros valores fortalecen nuestra credibilidad y motivan a otros a seguir nuestro ejemplo. Además, fomentan un ambiente de aprendizaje continuo donde reconocer nuestros errores y aprender de ellos se convierte en una herramienta poderosa para el crecimiento de las personas y los equipos.


Finalmente, implementar valores efectivamente va más allá de simplemente enunciarlos. Requiere integrarlos en todos los aspectos organizacionales, desde la orientación hasta el reconocimiento y la recompensa de comportamientos alineados con esos valores. Fomentar conversaciones basadas en valores y mantenerlos presentes en nuestras interacciones diarias refuerza su impacto y relevancia.


Resumiendo; el liderazgo basado en valores es una necesidad estratégica y ética en el mundo empresarial actual. Al adoptar y vivir estos valores, no solo creamos entornos de trabajo más positivos y productivos, sino que también inspiramos a otros a alcanzar su máximo potencial.


"El liderazgo es la capacidad de convertir la visión en realidad". Magic Jhohnson

Recordemos siempre que nuestras acciones hablan más alto que nuestras palabras y que el liderazgo auténtico y basado en valores es el motor del cambio verdadero y duradero.


En el mundo empresarial de hoy, liderar con integridad y principios éticos sólidos es clave para un éxito duradero.



 


 "Intenta no convertirte en un hombre de éxito, sino en un hombre de valores." Albert Einstein

Como formador y speaker especializado en liderazgo, aunque no tengo la genialidad de Einstein, puedo ayudarte a cultivar un liderazgo auténtico y efectivo, basado en la creencia que los buenos líderes son aquellos capaces de DEJAR HUELLA a través de su compromiso, su conocimiento y especialmente de su comportamiento.


Las sesiones de formación en liderazgo son como el entrenamiento en baloncesto: te ayudan a perfeccionar tus habilidades, preparándote para jugar un gran partido en el competitivo mercado actual.


Mis programas están diseñados para equipar a tus líderes con las herramientas necesarias para inspirar, motivar y guiar a sus equipos hacia el éxito, siempre con sentido del humor y profesionalismo.




5 visualizaciones0 comentarios

Comentarios


bottom of page